Los agentes de jugadores: facilitadores o aprovechadores

Un nuevo orden en el baloncesto dominicano se ha introducido a gran escala, a niveles profesionales nacionales e internacionales, e incluso en los torneos superiores locales, y es el caso de los llamados agentes de jugadores.
Unos cuantos capacitados, hasta con licencia internacional FIBA, otros aun empíricos, se encuentran en estos momentos trazando las pautas sobre las contrataciones de jugadores locales y extranjeros, y tienen hasta la “coronilla” a las franquicias que intervienen en el actual torneo de la Liga Nacional de Baloncesto (LNB), y porqué no, a la propia liga, por sus extravagantes exigencias y apetencias que llegan hasta el abuso, lo absurdo y lo ridículo.
Agentes que sobre evalúan los jugadores exigiendo contratos por más dinero del que pueden valer, pero no muy conforme con eso, no le cobran a esos jugadores sus porcentajes de ganancias “comisión” sino que quieren que los equipos que le contratan su nómina de atletas se los paguen.
Atletas de primeros niveles en el baloncesto profesional han incurrido en el “error” de valerse de estos agentes para negociar o conseguir contratos en el país y en el extranjero, algo que no es ilegal, pero su accionar va en detrimento de los torneos por la insaciabilidad de sus gestores.
Lo quieren todo, sin invertir nada. Los encuentran formados -a los jugadores- y se ganan millones de pesos con ellos en este oficio que la Federación Internacional de Baloncesto (Fiba), y la propia local, han legalizado y aceptado su proceder, sin ponerle límites a sus gestiones abusivas.
¡Algo hay que hacer, pero ya!.
El rico no juega baloncesto, sólo en la escuela o colegio. Nuestros muchachos del patio son de clases de humildes, formados en barrios y clubes deportivos desde temprana edad, pero sus ayudas de lo que se ganan allí no llegan, ni en lo institucional ni en lo personal, para sus dirigentes y entrenadores, hombres y mujeres que nunca le caería mal recibir útiles deportivos (mallas, pelotas, pitos y cronómetros, etc) para continuar con la etapa formativas de otros jugadores, que al igual que ellos, son “Made in Barrio”.
Y porque no, un “agárrate ahí” para los dulces, los helados o los refrescos, o como usted quiera llamarlo, pero que un muchos casos, y todos sabemos que es así, van para los medicamentos de enfermedades que muchos entrenadores callan producto de su humildad y por no pasar vergüenza o para que “no le cojan lástima”, porque ellos ven con sus propias retinas como los agentes reciben grandes sumas de dinero sólo por conseguirle un contrato a un jugador que ellos no formaron ni prepararon.
Vamos al grano, en vivo y directo.
Comenzó la LNB 2016 y hay jugadores que aun no se integran a sus respectivos equipos, ya que los “agentes” se han convertido en un “clavo en el zapato” y una “puntilla en la goma”.
Como es posible, que el escolta nativo de San Cristóbal, Rigoberto Mendoza, conocido por todos como “El Vikingo”, un versátil jugador que ronda los 25 años y quien fue el primer pick del draft de hace varios años de los Reales de La Vega, aun no se integrado a su equipo.
La LNB inició el 30 de junio, y en mi humilde opinión y lo que creo sería el valor en el mercado de Mendoza, este ha dejado de percibir cerca del medio millón de pesos en lo que va de torneo, sólo por que a un agente le da la “jodía gana” de pedir por encima del valor real que tiene y una apetencia imposible de cubrir -y hasta de analizar- por parte de los veganos.
Pero Vikingo, y tú eres millonario, para que por culpa de un agente se te vayan esos chelitos de la mano. Digo “chelitos” porque para ti ese sería el valor del dinero que te ha dejado de ganar por llevarte de un “inconsciente”.
Como diría Don Miguelo: “Suelta ese agente en banda, no es para tí”.
Y haz como hicieron en Grandes Ligas los peloteros dominicanos Robinson Canó y Alex Rodríguez, que negociaron ellos mismos sus contratos ante la rebeldía de los agentes de pedir más de lo que los equipos podían pagar.
Resultado, A-Rod firmó con los Yankees de Nueva York por 275 millones de dólares, que lo hizo primero, y Canó por 242.0 US$ con los Marineros de Seattle. Ambos a 10 años cada uno.
Vikingo, te hago un llamado a ti y a cualquier jugador que esté en esas condiciones, ustedes son tienen abolengo ni son burgueses, ustedes son obreros del baloncesto, de esto viven y vivirán, bueno hasta que se saquen la “Loto”.
Me disculpan, los que no compartan mi parecer. Pero es mi opinión y respetaré las de ustedes.

Hasta la próxima…..

 

 

 

Por:  Odalis Sánchez 

Be the first to comment on "Los agentes de jugadores: facilitadores o aprovechadores"

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: